lunes, 4 de junio de 2012

Alcachofas a la Romana


La unica variedad de alcachofa que se puede disfrutar en España, es la llamada "blanca de Tudela".
Existen otras variedades como la Camus de Bretaña (Francia) o la Romanesco (Italia) que tienen una forma mucho mas redondeada que las de aquí.
Otro aspecto quizás desconocido de la alcachofa, de entre sus componentes, es la presencia de la cinarina  que es muy beneficiosa para las funciones hepáticas  y esteroles, que limitan la capacidad de absorción de colesterol en el intestino.
El resultado de esta receta, se puede tomar caliente, tibio o frío. Pero nunca con vino, el maridaje no es posible. Su compañera, es la cerveza.
La receta es de Maurizio Corti de Italia Autentica


INGREDIENTES


  • Diez alcachofas.
  • Dos dientes de ajo.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Menta fresca.
  • Perejil fresco.
  • Sal y pimienta.
ELABORACIÓN
  • Preparamos las alcachofas quitando las hojas duras y parte (o la totalidad) del tallo. Las vamos pasando, según las limpiemos, a un bol con agua fria que colocamos en la pila, debajo del grifo y con este abierto. Así, evitamos que ennegrezcan sin recurrir al limón que distorsiona el sabor.
  • Picamos muy fino la menta, el perejil y el ajo, salamos según nuestro criterio y añadimos aceite. Mezclamos bien formando una pasta.
  • Escurrimos las alcachofas, ponemos una porción de ese picadillo en el corazón y las vamos colocando boca abajo en una olla.
  • Añadimos un poco de sal, rociamos con pimienta negra molida y una cucharada de aceite por cada alcachofa. Cocinamos a fuego lento durante cinco minutos.
  • Añadimos medio litro de agua caliente con mucho cuidado. Tapamos la olla con papel de horno y la tapa y cocinamos a fuego lento hasta que se evapore el agua y quede solo el aceite. 
  • Debe estar entre 60 y 80 minutos.